copia-inspección-de-tuberías-con-cámara-robotizada

NetJet® dispone de diferentes tipos de cámaras de inspección de TV robotizadas que están adaptadas a las diferentes tipologías de tuberías existentes: redes de alcantarillado, colectores visitables, etc.

 

En NetJet® podemos inspeccionar desde tuberías de 10 cm de diámetro hasta colectores de más de 2 m de diámetro, con una autonomía de hasta 300 m lineales de distancia.

Las cámaras de inspección de TV cuentan con cabezales rotativos que permiten una visión en cualquier dirección e iluminación tipo LED. Además estos tipos de cámara graban la filmación realizada en formato DVD y las imágenes fotográficas de todas las incidencias detectadas en formato MPEG (obturaciones parciales y totales, acometidas penetradas y diferentes tipologías de roturas). El software WinCan 8 Viewer crea un informe técnico situando respecto el pozo de entrada, todas las incidencias detectadas, así como también la inclinación de cada tramo.

Los informes técnicos son entregados inmediatamente a través de correo electrónico y entregamos el vídeo de la inspección vía telemática en un plazo máximo de 2 horas.

Con este tipo de inspecciones se evita tener que hacer obras de gran envergadura para encontrar el punto exacto donde hacer la intervención. La tecnología de inspección mediante cámara de TV detecta exactamente donde se encuentra la fuga de agua, los cables deteriorados, las zonas de rotura en las canalizaciones, la ubicación de arquetas y fosas, etc.

inspección de tuberías con cámara robotizadainspección de tuberías con cámara robotizadainspección de tuberías con cámara robotizadainspección de tuberías con cámara robotizadainspección de tuberías con cámara robotizadainspección de tuberías con cámara robotizada

 

Beneficios de la inspección de tuberías con cámara robotizada

Los beneficios de la inspección de tuberías con cámara robotizada afectan tanto a los profesionales que llevan a cabo dicha inspección como a los clientes.

Diagnóstico de problemas más ajustado a la realidad

En el caso de tuberías a las que un profesional puede acceder físicamente, esta ventaja de las cámaras robotizadas puede parecer innecesaria. Pero existen tuberías de diámetro muy pequeño a las que no se puede acceder. Algunos profesionales con gran experiencia pueden arriesgarse a adivinar dónde se encuentra el problema. Esto ya no es necesario. Una cámara robotizada que se introduzca en la tubería no solo informará del punto exacto en el que se encuentra la incidencia. También revelará qué tipo de problema es.

Se elimina así el riesgo de abrir suelos o paredes sin necesidad. Y se ahorra tiempo a los profesionales que vayan a realizar la reparación puesto que la cámara informa de si hay una rotura, una fuga o un desgaste. Cada uno de estos problemas requiere una actuación diferente.

Menos gastos asociados a obras innecesarias

Si los diagnósticos de las cámaras robotizadas son más precisos, la consecuencia lógica es que se realicen menos obras. Ya no hay que abrir paredes ni levantar suelos. No será necesario vaciar habitaciones o inhabilitar zonas comunes. Excepto que la propia inspección con cámara robotizada de como resultado un informe que así lo exija.

Eso sí, en el momento en que las obras se lleven a cabo, el cliente podrá estar seguro de que el problema se encuentra en el punto exacto señalado por la cámara. Incluso podrá comprobarlo por sí mismo antes de la obra, viendo la imagen obtenida en el informe.

Reducción de molestias y de riesgos

Las molestias derivadas de las obras de fontanería o de electricidad que implican lugares de difícil acceso son molestias por sí mismas. Molestias que se reducen sensiblemente cuando las obras quedan limitadas a lo absolutamente imprescindible.

Los riesgos asociados a un mal diagnóstico en fontanería o electricidad son graves y la inspección de tuberías con cámara robotizada también los minimiza. Al ver el lugar exacto donde está el problema, el mismo se puede atajar de inmediato. En caso de fugas y roturas la rapidez de actuación es vital, ya que se evitan mayores destrozos producidos por el agua. En caso de problemas con cables eléctricos, una actuación rápida evita que se produzcan cortocircuitos que podrían derivar en incendios.

Mayor seguridad para los profesionales

Desde el momento en que el operario no tiene que introducirse en la tubería, la seguridad de la operación aumenta. Esto quiere decir que disminuyen los costes de las empresas que realizan esta actividad de inspección de tuberías con cámara robotizada. Las compañías ya no tienen que repercutir el coste de los seguros en los clientes. Por tanto, las cámaras robotizadas ofrecen un servicio mejor a un precio más competitivo.

En resumen, los beneficios de la inspección de tuberías con cámara robotizada se centran en la comodidad, la seguridad y la reducción de costes que se obtienen al usar este método. Ponte en contacto con NetJet para obtener tu presupuesto sin compromiso.