mantenimiento de arquetas

Mantenimiento de arquetas

La mejor solución para que las arquetas funcionen correctamente es la prevención de obstrucciones en forma de mantenimiento de estos depósitos. En Netjet® vaciamos y eliminamos la suciedad que se acumula en ellas, impidiendo que los malos olores afloren y que se generen peligrosos atascos. Para un trabajo eficaz y seguro, es clave contar con el equipamiento más avanzado y saber cómo utilizar los productos especiales que acaben con todos los restos depositados en su interior.

Tipos de arquetas:

  • Las arquetas tipo CEDRES, son arquetas registrables fabricadas hoy en día en acero inoxidable, anteriormente fueron de chapa vitrificada.
  • Las arquetas de paso se utilizan para conectar dos conductos; sobre todo cuando los ejes forman un ángulo para el que no existen piezas curvadas normalizadas. Además permiten registrar los puntos de críticos de la red, donde es más probable que se produzcan atascos.
  • Las arquetas sifónicas se colocan antes de las conexiones con la red general, para evitar malos olores en la red privada.
  • Las arquetas separadoras de grasas se sitúan antes de la conexión con la red general para evitar verter productos grasos. Cuenta con dos compartimentos conectados bajo la cota hidráulica de salida, de forma que las grasas, más ligeras que el agua, quedan retenidas en el primero de ellos. Se debe limpiar su interior periódicamente.
  • Las arquetas a pie de bajante se colocan al pie de las bajantes de aguas pluviales y fecales para poder registrar el tramo de tubería en ángulo recto o codo que entronca con la red horizontal.
  • Las arquetas sumidero son las que incorporan una rejilla para recoger las aguas superficiales en pavimentos exteriores.
  • Las arquetas de reunión son aquellas a las que concurren todas las canalizaciones interiores de una parcela antes de su vertido conjunto a la red pública.

 

Tareas más comunes de mantenimiento de arquetas

Arquetas

El mantenimiento y la limpieza de las arquetas son fundamentales a la hora de prevenir plagas de insectos, malos olores y atascos. Una arqueta en malas condiciones puede hacer que las aguas fecales terminen siendo expulsadas al exterior por las tuberías colindantes. Con los evidentes problemas higiénicos y molestias.

Se aconseja una limpieza de arquetas anual en casas particulares y comunidades de vecinos. En fábricas, hospitales y lugares públicos con mayor tráfico de personas, las labores de limpieza y mantenimiento de arquetas debe ser trimestral.

Aunque es necesario saber que no solo la limpieza forma parte de las tareas de mantenimiento de las arquetas. Los residuos que tiramos por el WC son los culpables de la mayoría de los problemas de atascos. Es preferible tirar las toallitas de bebé y los artículos de higiene femenina a la basura. Como primera medida preventiva.

El método que se emplea en la limpieza de arquetas tiene como protagonistas a vehículos de succión e impulsión de agua a presión. Se trata de vehículos capaces de llegar a zonas de difícil acceso, como calles peatonales, vías muy estrechas o locales ubicados en el interior de centros comerciales.

Un correcto estado de las arquetas garantiza la desaparición de malos olores y evita accidentes que pueden deteriorar sensiblemente el estado de los locales y de su contenido. De nuevo, una pequeña inversión en un contrato de mantenimiento que incluya la limpieza de calderas, puede evitar gastos mucho mayores a medio y largo plazo.

 

Para llevara a cabo cualquiera de los servicios descritos, cuenta con la experiencia y el equipo de profesionales de NetJet. Pide un presupuesto sin compromiso.